Dr. Carlos Martín Hernández. Jefe de Servicio COT. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

Dr. Carlos Martín Hernández. Jefe de Servicio COT.
Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

Durante los últimos años, se ha escrito mucho acerca de una preparación llamada plasma rico en plaquetas (PRP), también llamado plasma rico en factores de crecimiento, y su posible eficacia en el tratamiento de las lesiones.

Lo primero que es necesario aclarar es que los factores de crecimiento no tienen nada que ver con las células madre, aunque muchos profesionales emplean indistintamente ambos conceptos.

Muchos atletas famosos – Tiger Woods, el tenista Rafael Nadal, y varios otros – han recibido PRP para diversos problemas, como las rodillas esguinces y lesiones tendinosas crónicas. Estas patologías habitualmente han sido tratadas con medicamentos, terapia física, o incluso cirugía.

A pesar de que el PRP ha recibido amplia publicidad, todavía persisten las preguntas sobre el mismo, tales como:

• ¿Qué es exactamente el plasma rico en plaquetas?
• ¿Cómo funciona?
• ¿Qué problemas están siendo tratados con PRP?
• ¿El tratamiento con PRP es realmente eficaz?
¿Qué es el plasma rico en plaquetas (PRP)?

Aunque la sangre es principalmente un líquido (llamado plasma), también contiene pequeños componentes sólidos (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Las plaquetas son mejor conocidas por su importancia en la coagulación de la sangre. Sin embargo, las plaquetas también contienen cientos de proteínas llamadas factores de crecimiento que son muy importantes en la curación de heridas.

El PRP es plasma con muchas más plaquetas que lo que se encuentra normalmente en la sangre. La concentración de plaquetas – y, por lo tanto, la concentración de factores de crecimiento – puede ser de 5 a 10 veces mayor (o más rico) de lo habitual.

Para desarrollar una preparación de PRP, la sangre primero debe extraerse de un paciente. Se extraen pequeñas cantidades, entre 30 y 50 centímetros cúbicos. Las plaquetas se separan de otras células sanguíneas y su concentración se incrementa durante un proceso llamado centrifugación. A continuación, la concentración de plaquetas se inyecta localmente en el punto que presenta la patología.

¿Cómo funciona el PRP?

Existen muchos factores de crecimiento, algunos de los cuales tienen funciones conocidas, como provocar proliferación de los vasos sanguíneos, y otros todavía en estudio. Aunque no es del todo claro, los estudios de laboratorio han demostrado que el aumento de la concentración de factores de crecimiento en el PRP puede potencialmente acelerar el proceso de curación.
Para acelerar la curación, el sitio de la lesión se trata con la preparación de PRP. Esto se puede hacer en una de dos maneras:

• El PRP puede ser inyectado con cuidado en el área lesionada. Por ejemplo, en la tendinitis de Aquiles, un problema comúnmente visto en los corredores y jugadores de tenis, el tendón puede hincharse, apareciendo inflamado, y doloroso. Una mezcla de PRP y anestésico local puede ser inyectado directamente en este tejido inflamado. Después, el dolor en la zona de la inyección puede aumentar durante la primera semana o dos, y pueden pasar varias semanas antes de que el paciente se siente un efecto beneficioso.
• El PRP también se puede usar para mejorar la curación después de la cirugía para algunas lesiones. Por ejemplo, un paciente con un tendón de Aquiles completamente desgarrado puede requerir cirugía para reparar el tendón. La curación del tendón desgarrado, posiblemente, puede ser mejorada mediante el tratamiento de la zona lesionada con PRP durante la cirugía. Esto se realiza mediante la preparación de la PRP de una manera especial en el quirófano que le permite ser aplicado directamente durante la intervención.

¿Qué patologías se tratan con PRP? ¿Es eficaz?

Se están realizando actualmente estudios de investigación para evaluar la efectividad del tratamiento PRP. En este momento, los resultados de estos estudios no son concluyentes debido a que la eficacia de la terapia PRP puede variar. Los factores que pueden influir en la eficacia del tratamiento PRP incluyen:

• El área del cuerpo que se está tratando
• La salud general del paciente

  • La edad del paciente (A mayor edad, los factores de crecimiento tienen un efecto menor)
  • Si la lesión es aguda (como la de una caída) o crónica (el desarrollo de una lesión con el tiempo)
  1. Lesiones tendinosas crónicas
    De acuerdo con los estudios de investigación informaron Actualmente, PRP es más eficaz en el tratamiento de lesiones tendinosas crónicas, especialmente el codo de tenista, una lesión muy común de los tendones en la parte externa del codo.
    El uso de PRP para otras lesiones tendinosas crónicas – como la tendinitis crónica de Aquiles o inflamación del tendón rotuliano de la rodilla (rodilla del saltador) es prometedor. Sin embargo, al ser una técnica todavía en estudio no es posible asegurar en este momento que la terapia con PRP es más eficaz que el tratamiento tradicional de estos problemas.2. Lesiones agudas de ligamentos y lesiones musculares
    Gran parte publicidad que la terapia con PRP ha recibido ha sido sobre el tratamiento de las lesiones deportivas agudas, tales como lesiones de ligamentos y músculos. El PRP ha sido utilizado para tratar a los atletas profesionales con las lesiones deportivas comunes como los músculos isquiotibiales afectados en los esguinces del muslo y la rodilla. No hay evidencia científica definitiva, sin embargo, que la terapia PRP mejora realmente el proceso de curación en este tipo de lesiones.3. Cirugía
    Más recientemente, el PRP ha sido utilizado durante ciertos tipos de cirugía para ayudar a que los tejidos cicatricen. Se pensó primero en que sería beneficioso en la cirugía del hombro para reparar roturas de los tendones del manguito rotador. Sin embargo, los resultados hasta ahora muestran poco o ningún beneficio cuando se utiliza PRP en este tipo de procedimientos quirúrgicos.
    La cirugía para reparar los ligamentos rotos de la rodilla, especialmente del ligamento cruzado anterior (LCA) es otra área en la que se ha aplicado PRP. En este momento, parece que hay poco o ningún beneficio del uso de PRP en este caso.4. Artrosis de rodilla
    Se han hecho algunas investigaciones iniciales para evaluar la efectividad de PRP en el tratamiento de la artrosis de rodilla. Todavía es demasiado pronto para determinar si esta forma de tratamiento será más eficaz que los métodos actuales de tratamiento, aunque sí que han demostrado proporcionar una mejoría mayor que el ácido hialurónico en ensayos clínicos controlados.
  1. Fracturas
    El PRP se ha utilizado en una forma muy limitada para acelerar la curación de huesos rotos. Hasta el momento, no ha mostrado ningún beneficio significativo.

 

¿Cuántas inoculaciones son necesarias?

Esto se decide en última instancia caso por caso. El médico utilizará los resultados de resonancia magnética o una ecografía para determinar el número de inyecciones. Típicamente, el médico le sugerirá entre 1 a 3 inyecciones.

 

En conclusión, el tratamiento con plasma rico en plaquetas es muy prometedor. Actualmente, sin embargo, los estudios de investigación para respaldar su eficacia son insuficientes. Aunque el PRP sí parece ser eficaz en el tratamiento de lesiones tendinosas crónicas sobre el codo, la comunidad médica necesita más pruebas científicas antes de que pueda determinar si la terapia PRP es realmente eficaz en otras patologías.
A pesar de que el éxito de la terapia PRP sigue siendo cuestionable, los riesgos asociados a ella son mínimos: puede haber un aumento del dolor en el sitio de la inyección, pero la incidencia de otros problemas – infección, daño tisular, lesiones nerviosas – parece que no es diferente de la asociada a las inyecciones de cortisona.
Dr. Carlos Martín Hernández. Jefe de Servicio COT.
Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza